Nunca dejes  de  crecer.

La innovación en la búsqueda de nuevos mercados.

Estamos viviendo un proceso de cambios en la vida personal y empresarial, el desempleo, la pandemia que aún impacta negativamente hace que el mundo de los negocios se torne más complejos.

Por un lado, tenemos exceso de oferta de productos en un mercado con limitaciones económicas, pero por otro lado las necesidades de productos y servicios siguen existiendo y son muchas.

Las personas siguen necesitando más allá de comer y cuidar su salud, distintos tipos de servicios, siguen necesitando mecánicos que reparen o den mantenimiento a sus vehículos, siguen necesitando electricistas, fontaneros, etc. Las personas siguen comprando detergente, jabón, cepillo de dientes, es decir, hay diversidad de necesidades de productos y servicios y segmentos que tienen poder adquisitivo para cosas de otro nivel.

La competencia obliga a que las empresas y los emprendedores tengan que investigar, crear e innovar nuevas necesidades que permitan descubrir océanos azules, es decir, un espacio dentro del mercado que la competencia no haya atendido y ofrecer una nueva propuesta de valor que sea rentable para la empresa.

¿Y qué es una propuesta de valor? Hay muchos conceptos, pero en la práctica, es el dinero que usted paga por algo que le va a resolver un problema y facilitarle la vida. Pero para que haya una propuesta de valor debe existir algo previo y es una VISIÓN ESTRATÉGICA.

Y es que la visión compartida es distinta a la visión operativa, la visión es operativa o la clásica es cuando en 5 años ustedes quieren ser los mejores del mundo, pero la visión estratégica está fundamentada sobre el propósito y las preguntas clave es:

¿En qué negocio estás? Aquí se define la visión compartida, y cuando respondes y defines en que negocio estás determinas el océano en donde te encuentras.

Si hablamos de un ejemplo, la visión estratégica de Coca Cola es “Refrescar al mundo”, simple e inspiradora, en el caso de ellos lograda con los años, en el caso de una empresa en crecimiento debe ser inspiradora pero real y que genere compromiso, ya que está debe ser trabajado con la visión operativa para que genere resultados.

Una vez que tenemos una visión inspiradora debemos definir el foco de atención con nuestro producto o servicio, y tomar en cuenta que es lo que tenemos y donde queremos entrar y eso se resumen en 4 puntos:

  • Podemos tener un producto nuevo y querer entrar a un mercado nuevo, eso significa, que debemos buscar diversificación.
  • Podemos tener un producto existente y querer entrar a un mercado nuevo, eso significa, que debemos enfocarnos en el desarrollo de producto.
  • Podemos tener un producto nuevo y entrar en un mercado existente, eso significa, que debemos penetrar en el mercado.
  • Podemos tener un producto existente y entrar en un mercado existente eso significa, enfocarnos en desarrollo de mercado.
Que-es-la-Estrategia-oceano-azul-cuadro-comparativa

Debemos pensar en innovación disruptiva, algo que rompa esquemas en base a necesidades, cuando esto ocurre, se crea una nueva demanda ya que apunta a un nuevo segmento o nuevo canal.

Si hablamos de ejemplos de años anteriores podemos mencionar a finales de los 80 cuando salió Coca Cola Light, se decidió atender la necesidad de un segmento que requirió una bebida gaseosa sin azúcar, así como después salió el café descafeinado, a mucha gente le gusta el café pero tenían la necesidad que sea sin cafeína, todo fue en función de necesidad y demanda por parte de un segmento, y si nos remontamos a tiempos actuales podemos hablar de Cinemark como cadenas de cine que rompieron los esquemas tradicionales de las salas que teníamos anteriormente o de Netflix servicios que hoy son pioneros.

Así podemos mencionar infinidad de productos que nacieron por necesidad y que fueron descubiertos en base a investigaciones, prototipos y lanzamientos que causaron impacto y acompañados de una buena marca, se mantienen en el top of mind de los consumidores.

Pero para esto es importante reconocer e identificar nuestra competencia y que tipo de competencia existe y de los cuales podemos mencionar las siguientes:

  • Competidor directo.
  • Competidor indirecto.
  • Competidor de la misma empresa.
  • Competidor de otra categoría.

El juego está en reconocer cuales son aquellos vacíos por parte de ellos, las necesidades del mercado y poder entrar tomando en cuenta las muestras aceptadas por la población, de esta forma podremos medir el nivel de aceptación.

¿Y cómo sabemos si podemos tener aceptación?

Debemos identificar si nuestro foco de atención está en la propuesta de valor o está orientado al costo. El valor de las cosas está en la mente, podemos tener un bolígrafo cuyo valor sea de cincuenta centavos como de mil quinientos euros, ambos sirven para lo mismo, pero de acuerdo a lo que quiere la gente es que viene la compra.

Entonces hay que justificar porque estamos cobrando más dinero al entregar un producto, ya que ahí es cuando se produce el intercambio de valor, cuando usted paga por algo que necesita y le genera valor gana la empresa y gana el cliente.

Como resumen final, enfoquémonos en la visión compartida, el foco de atención de nuestro producto o servicio y conocer el tipo de competidores que tenemos para armar una estrategia que nos permita entrar en un mercado con necesidades, pero sobre todo que no está haciendo atendido, es así como encontramos un mercado azul, pero sobre todo la rentabilidad que buscamos.

Impulsa es una comunidad de profesionales encargada de brindar asesoría, acompañamiento, formación e inspiración a futuros emprendedores y empresas, creamos experiencias que permiten obtener conocimientos y habilidades para crear e implementar nuevos proyectos que generen mayor rentabilidad

Lista de Contenidos

×